Sobre una rama de almendro canta el día






Cómo añoro tu voz, casi caricia,
y, sin pensarlo, salgo a tu encuentro.
Pero, debes saberlo,  no he venido
a mendigar por ti: tu amor es un agravio

marcado, a hierro candente, en mi almario.


Deseo preguntarme una vez más
¿qué color tienen tus ojos cuando amas?
¡El color que tienen de verdad!
A veces veo en ellos el tibio color de las caricias

y otras, altivez de gallo justiciero.
Del dorado otoño al invierno más fiero.
Me intimida mirarlos; y es por eso
que mi corazón siente desamparo

y me apena ver mis pasos vacilantes,
la cabeza inclinada hacia el suelo,
el gesto de cansancio de mi boca
y la mirada perdida en un recuerdo…

La noche ha vuelto
y se ha posado en mis recuerdos.
No, no he venido a mendigar tu amor.
Solo deseo descubrir ahora ese color.

Me marcho. Tras de mí quedan las sombras
y el tronco del último árbol del camino
sobre el que me apoyé para mirarte.

Una esencia apresada tiene el aire
que recuerda a la flor de los azahares
y eso es todo lo que queda, ya marchito,
del camino que emprendí para encontrarte.

Alcalá de Henares, 1o de junio de 2013
Texto e imágenes realizadas por Franziska


















Comentarios

  1. Hace ya algún tiempo que este blog ha permanecido inactivo, aunque no cerrado, pues yo sostenía la esperanza de volver a disponer de algunos momentos para mantenerme al día de lo que mis amigos de Blogger van publicando.

    Con algunos de vosotros, los que tenía más a mano, es decir aquellos a los que podía localizar dentro de los comentarios, les he visitado alguna vez en las últimas semanas y estas entradas en vuestros blogs pusieron en evidencia que era posible no perder el contacto aunque fuera con menos asiduidad.

    Con la atención y el cariño de siempre, os espero. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  2. Con cariño recibo este momento, y así es porque siempre tus post son esperados, pues la calidad con la que los expones es para mí gusto exquisita. En verdad y no lo digo por decirlo, siempre me ha gustado la forma tan tuya de versar y plasmar en palabras, esa palabra dada que tan sólo tú puedes transformar de una manera tan bella y qué decirte de todas y cada una de las imágenes que acompañan el texto, en verdad que me han gustado todas de la primera a la última aunque esta puesta de sol me ha robado el corazón pues para mí esos colores son de los más bellos.

    Un abrazo!!! Con todo mi cariño que lo tienes.

    FG

    ResponderEliminar
  3. Hermoso, con muchos matices de dolor, asomando el despecho encerrando la pasión detrás de una rabia mal contenida y unos hermosos versos acompañados de unas fotos geniales.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. con la belleza de la metáfora, de la tristeza, de ciertos recuerdos, de la verdad y esos constantes espejos en los que la vida refleja tus palabras
    más que hermosa poesía, más que cierta para mi, y las imágenes, una brisa fresca para el alma

    sos maravillosa, mi Fran :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Me alegro mucho de tu vuelta!
    Eso es lo ue tienes que hacer conectarte de vez en cuando para tener contacto con todos tus seguidores, me han encantado tus versos y las fotos como siempre, son maravillosas.
    ¡Adelante amiga, sigue en el blog!
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. No me esperaba que hubieras escrito nada, venía a saludarte y me encuentro con esta sorpresa, la de tu entrada, me alegra mucho.

    Ojos que miran a otros ojos y que hablan desde el silencio, ojos que ven la noche marchar y aparecer un nuevo día.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Franzis, pasé a ver y... ?ves? te encuentro apoyada en ese árbol. Un momento de descanso para otear lo que dejamos atrás, valorar lo que tenemos y mirar al horizonte, sin perder la esperanza.
    Que sepas que me encantas, muchos besos, muchos.

    ResponderEliminar
  8. no se pierda tanto tiempo, tiene sus lectores

    salu2

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares