miércoles, 20 de julio de 2016

Reencuentro






Como las mariposas, busco la luz.
No quiero tropezar con la noche.
Para entonar mi canción, vivo el desierto.
¡Mi dolor ha de escucharse
como si gritara el viento!

Como las mariposas
voy tras mi encuentro con las flores.
Igual que las flores, tiemblo.
Yo bien quisiera que todo mi invierno
fuera una eterna primavera.

La noche, mala pécora,
engulle los colores y adormece
los pensamientos más audaces:
aquellos que nos alegran
con un futuro de  esperanza.

Una canción es un acto de fe.
                                  Aún creemos
que pueden comprendernos.
Sin embargo, escuchar es comprometerse
y así, se llega demasiado lejos.

Quisiera reencontrarme con el abrazo,
el beso, la sonrisa, la mirada,
la voz y las caricias de mi madre.
Ella es la herida que sangra en mi costado.

De ella tomé la vida y soy su sangre.
De ella recibí la dignidad de ser mujer.
Su corazón valiente y decidido.
El amor y su sentido de la vida.

Con pocos  “saberes” fue mi mejor maestra.

Aprender a vivir no es nada que se enseñe.
Vivir no es solo cumplir años.
El reencuentro final ha de llegar.
Si merece la pena, será un hueco
que ha de dejar nuestro poso en los demás.


Alcalá de Henares, 20 de julio de 2016
Texto e imagenes realizados por Franziska para el

JUEGO DE LA PALABRA DADA
PALABRA:  REENCUENTRO
DADORA:  VOLARELA (MaiteSR) 
autora de blogs muy interesantes, escritora de exquisito gusto poético, atenta a la música y a las bellas imágenes que ella misma crea partiendo de fotografías. Es, por lo tanto, un placer pasar a visitarla. 

 http://vientodepaz.blogspot.com.es/





Querido Rey Melchor.

Esta es la primera carta que te escribo. Aún no sabía ni siquiera leer cuando mi madre dijo: -los Reyes no existen. Qu...