domingo, 28 de agosto de 2016

C A R R U S E L





Carrusel, vocablo que siempre arriba
al puerto encantado de la niñez.
No es raro. Subir al tiovivo
mientras todo daba vueltas,
zarandeaba al gozo de la risa
e iba tras el vértigo al vacío.


En el claroscuro de la tarde gastada
un mundo de luz se aposenta.
En ese instante, la magia nace.
Toman cuerpo los aromas a menta y canela.
La música descarga en el ambiente.
Se encienden todas las luces de neón.


Nos pasa la apisonadora del tiempo
y nos apresa en su rutina abierta,
inacabada siempre, como un tapón.
Porque ya nada te fascina, ha llegado la hora
de llevar a tus hijos a la feria.


Un rayo de luz te atraviesa.
Nuestra existencia es girar
en torno de una noria espacial
de la que nunca te apearas,
hundido en el aturdimiento de la nada.


Solo el futuro conduce a la esperanza.
La música que nos hizo brincar de alegría,
hoy, es solo un ruido que ensordece,
nos impide escuchar a otros e incluso
a la voz de la conciencia, acalla.


¡Tus hijos han disfrutado tanto y tú –aguafiestas-
también: no te sonroje confesarlo!
Quedará, en el recuerdo, una tarde
divertida y feliz. La lucha y los zarpazos
que te atropellen a la vuelta de la esquina


no lograrán que ese recuerdo
amarillee y se seque para siempre.


Alcalá de Henares, 28 de agosto de 2016



Texto realizado por Franziska
La fotografía del tiovivo, tomada de Internet. Las fotografías restantes, son un salto en el vacío del tiempo.
Son objetos creados en la América anterior a la conquista española. Su belleza asombra. Es justo reconocer el grado de civilización y arte de los mochicas.


JUEGO DE LA PALABRA DADA
PALABRA: CARRUSEL
DADORA:  Claudia de Angelis

De Claudia puedo deciros que hace muchos años nos encontramos en los caminos de Internet. Sostuvo durante algunos años un blog de muchísimo éxito. Un cierto día me declaré su mamiabu, título que ostento muy orgullosa. Es una criatura imaginativa, inteligente, activa, siempre atenta a los demás, sensible, curiosa. En fin, que ha sido un honor que me aceptara como abuela. Es argentina. Otro gran mérito.

A pesar de que nuestros caminos en la red, divergen, no hemos perdido el contacto y ella apareció a darme su palabra. Carrusel es una palabra alegre, evocadora. Lo siento, querida Claudia, esto es lo que yo he “parido” con ella. Como todo depende de por donde sopla el viento, cuando me pongo a escribir…pocas veces acierto.


 















Siento que el espacio se acabe porque yo tenía otras once imágenes seleccionadas y están tan llenas de interés y son tan  artistícas que se siente como si acabaran de concebirse.

En el campo de la metalurgia, utilizaron tácticas de vaciado que llegaron a Europa algunos siglos más tarde. 

La mente humana es prodigiosa, es mi conclusión final.

 

Querido Rey Melchor.

Esta es la primera carta que te escribo. Aún no sabía ni siquiera leer cuando mi madre dijo: -los Reyes no existen. Qu...