domingo, 12 de octubre de 2014

Suposiciones de amor





Si tú fueras un perro que finge ser un lobo,
yo sería aquel zorro que fingió ser un perro.


Si tú fueras el trigo que grana en el trigal,
sería yo la amapola nacida en el surco del imprevisto azar.


Si tú fueras la noche nublada y sin estrellas,
sería yo la tormenta que truena y un instante deslumbra y se aleja.


Si tú fueras el mar con olas que bañaran mi playa,
sería yo un río con el destino cierto del que nace al morir y entregarse.


Si tú fueras una nave espacial en ruta a Marte o a Plutón,
sería yo la nave lanzadera e, incluso, la cápsula nodriza.


En esta relación no pretendo cobijarme en tu sombra de olmo nuevo.
Todo lo que siento por ti, lo llevo dentro: 
es todo lo que ambiciono. No hay deseo.


Solo yo podría negarme y, no, yo  quiero las cosas como son.
Amor que rompe las fronteras. Amor que clama en el desierto.


Ni pido, ni espero ni me das. Amor idealizado, amor de madre, siento.


Alcalá de Henares, 12 de octubre de 2014
Texto e imágenes realizados por Franziska en la Escuela de Ingenieros de Minas.
Este poema no está encadenado a ninguna palabra dada. Se lo dediqué a una de mis hijas. 

Amanecerá

Amanecerá                     en las aldeas. Habrá fuego en las chozas. Se encenderán los valles con e...