jueves, 2 de junio de 2011

Al alcance de mi mano, florecia

A veces una idea

se muestra luminosa.
Es una llama viva
como tea encendida
y que proyecta sombras
que dan vigor y forma
a todo aquello
que a los ojos se cierra:
de tenues claroscuros
el contraste se forma.

Entonces te preguntas

¿por qué tanto tiempo
si llegar hasta aquí
fue un largo desierto?
No lo veía, mas al alcance
de mi mano florecía
igual que el fruto
que pende de la rama
que primero se abrió
en flor lozana. Luego,

pasó de mis ávidos ojos

a la boca. Con deleite
es triturado y degustado
de tal modo fue que, ahora,
dependo de ese sabor
enteramente. Sólo deseo,
a cualquier precio
que tenga que pagarla,
-dulce o amarga-
mi libertad vivir ahora.


Alcalá de Henares, 2 de junio de 2011

Texto e imágenes realizadas por Franziska


JUEGO DE LA PALABRA DADA

PALABRA: LIBERTAD
DADORA: TERESA AVILA ROMERAL

Querido Rey Melchor.

Esta es la primera carta que te escribo. Aún no sabía ni siquiera leer cuando mi madre dijo: -los Reyes no existen. Qu...