lunes, 30 de octubre de 2017

Queremos retornar al Juego de la palabra dada



Tengo que reconocer que durante estos últimos meses que he pretendido recuperar mis poemas de los primeros tiempos, fue a partir del año 2001 cuando comencé a escribir de un modo regular, me he enfrentado con un hecho: algunos estoy segura de que han sido publicados y otros, he olvidado cuándo pero también han recibido la luz. Mi organización deja mucho que desear porque, en el fondo de  mi alma, no creo que sean ninguna cosa de gran valor sino el cauce por el que ha transitado mi fantasía y han discurrido mis opiniones. Nada importante porque yo no he nacido para pasar a la Historia de la Literatura Contemporanea y que la auténtica razón es que el proceso de la escritura me sirve para que mi mente pase, de un modo más lento, por el proceso de oxidación que conlleva el ir acumulando años.  Hay dos cosas que han hecho de esta vejez mía un camino más feliz: escribir y hacer fotos.  Ahora me sería muy difícil prescindir de una de ellas.



Me queda, pues, dirigiros un ruego.  Necesito nuevas palabras. Ya se que existen los diccionarios y que en ellos se pueden encontrar multitud de vocablos pero...a mi no me valen -ya lo he intentado-.  Sé que es un problema y que siempre estoy dando la lata pero hasta ahora -son ya más de diez años- siempre he tenido palabras dadas, regaladas, sin más, sin que la persona dadora espere nada a cambio. La palabra nunca la relacionaré con la persona que la ha dado, de esa palabra nacerá un poema, un texto de prosa poética, un refrán, una adivinanza, un cuento. Ese es mi compromiso.































Alcalá de Henares, 30 de octubre de 2017
Calabazas y crisantemos son propios del Otoño y ambos están llenos de color y de hermosas y variadas especies y formas. Son fotografías realizadas en el Jardín Botánico de Madrid, hace solo unos días.  ¡Gracias, queridos amigos!  Quedo en espera de vuestras palabras.

Oquedad

En principio, la palabra oquedad nos conduce al concepto de hueco, éste al espacio infinito y a los agujeros negros. A...