sábado, 30 de enero de 2016

ADIVINANZA






Llega de muy lejos. Más allá del tiempo.
Ha existido siempre:
ese siempre extraño del saber humano.


Puntual y exacta al llegar el día
despierta a las aves, se baña en  los mares
y acuna los nidos de las mariposas.


Las humildes yerbas se yerguen y aguantan.
Los árboles mecen sus hojas doradas.
Todo se alboroza, la vida está en danza.


Las estrellas se apresuran,
corren a ocultarse tras el manto misterioso
que apaga la noche  cuando enciende el día.


Sin ella no habría flores.
Los colores de las cosas no saldrían a la calle.
La negrura infinita impondría sus razones.


Es un misterio.  Carece de cuerpo
y siendo invisible , todos la vemos.
Si no estuviera ella, todo sería una torpe negrura
el reino de las tinieblas y el espanto.


En cada una de las estrofas he dicho qué es
pero si no lo has adivinado, lo escribiré al revés.
Para iluminarte buscaré un candil
si es que no lo perdí al llegar aquí.


Si no lo encontrara, usaría una vela.
Ahora que recuerdo: no tengo cerillas.
¿Tendré un quinqué? Sí que lo tendré


pero en el desván dentro de un baúl.
¡Vaya usted a saber!  Quizás, lo tiré.
Buscaré una lámpara
pero todavía tengo que encontrarla.





Alcalá de Henares, 30 de enero de 2016
Texto e imágenes realizados por Franziska para
EL JUEGO DE LA PALABRA DADA
PALABRA: 
DADORA:  JOSEFA, AUTORA DEL BLOG DEL MISMO NOMBRE




viernes, 15 de enero de 2016

MALEZA





Le he preguntado a la tierra,
al viento y a la lluvia
por qué prospera la maleza.


Me ha respondido la tierra
con voz tajante y sincera:
-¡No existen las malas yerbas!-


Valen de ejemplo los guisantes,
-de simplicidad aparente-
pero nutritivos y complejos
como  Mendel demostró.


¿Podríamos decir que los guisantes
son una mala hierba antes o después de crecer?
Pues lo son, si brotan y reverdecen
en un sembrado de trigo. Te diría un campesino.


En las laderas de los montes,
en los barrancos y en las lomas del valle
crecen higueras silvestres, zarzas,
jaras, endrinos, madroños, rosales
y por millares: las plantas medicinales.


Las plantas silvestres, hijas de una tierra virgen,
no aguardan para crecer ni al arado ni al abono.
Y si Dios quiere llover hacen acopio
y se racionan el agua;  si hay sequía, se adaptan.
Cuando el hombre no interviene, la Naturaleza se basta.


Como siempre es el punto de vista humano
el que todo lo retuerce y el lexema mal
ya advierte que nada bueno contienen
las palabras que lo tienen…


Malévolo, maléfico, malentendido.
Malgastar, malhechor, malhablado.
Culo de mal asiento, mal avisado, mal bicho.
Mal dispuesto, mal engendro, mal nacido.

Mal paso, mal recado, pájaro de mal agüero,
Pan mal cocido, perejil mal sembrado, salto de mal año.
“Quien mal anda, mal acaba”.
Y este refrán me aplico. “Silencio mi PC y mi pico”.




Ya sabes que certifico que las palabras me llevan.
Que para nada se relacionan contigo.
En este caso –ni en otros-
tampoco se relacionan conmigo.
Pero la palabra y la piedra suelta, no tienen vuelta.


Alcalá de Henares, 15 de Enero de 2015


Texto e imágenes realizados por Franziska para

EL JUEGO DE LA PALABRA DADA
PALABRA:  MALEZA
DADORA:  CARMEN VEGA MALNERO

(Este texto se escribió con fecha 14/09/2014
lo he retenido porque me pareció que había salido un tanto respondón. Sin embargo, hoy, al releerlo  he decidido publicarlo).  


Oquedad

En principio, la palabra oquedad nos conduce al concepto de hueco, éste al espacio infinito y a los agujeros negros. A...