viernes, 2 de enero de 2009

Churro



No, no voy a entrar al trapo
de un caminito trillado.
Me basta saber, querido churro,
que eres oveja
de lana basta, carnes sabrosas y delicadas.
Que la oveja churra
da una leche cremosa, ácida,
por su recio aroma cortejada,
suave y pastosa
con la que, en el campo,
van los pastores y elaboran,
a mano, cantando alegres,
el bendito queso de sus amores.


……………………………………




¡Buenos, días señores, yo soy un churro!
Fue mi madre la tierra dura y quebrada.
Soy hijo del trigo fuerte y honrado.
Ahora, una flor de sartén dicen que soy.

Y aunque de blanca harina, estoy temblando
-a todas luces me estáis mirando-
para cuando me frían -dentro de un rato-
estaré calentito, me habré dorado.

Como churro madrileño -rubio y crujiente-
soy más amigo del chocolate espeso
que de otras mientes y al que prefiero,
en cualquier ocasión, tibio a caliente.

Siempre que puedo, me pongo lejos
de ese negro caballero que llamamos el café.
Y de la leche, señores, con ella no pierdo el tiempo:
¡si la he visto alguna vez, les juro que no recuerdo!
………………………
JUEGO DE LA PALABRA DADA
PALABRA: CHURRO
DADOR: JESÚS LABRADOR MUÑOZ,( jubilado anticipadamente y compañero de fatigas en el Taller de escritura) Gracias, Jesús, porque me has hecho pensar un buen rato y me he divertido mientras le daba forma a este trabajo.
Alcalá de Henares, 2 de Enero de 2009

Querido Rey Melchor.

Esta es la primera carta que te escribo. Aún no sabía ni siquiera leer cuando mi madre dijo: -los Reyes no existen. Qu...