EL CRIMEN PERFECTO



La historia que hoy traigo aquí
es una historia narrada
por Rosario Cantalarrana
cuya su vida laboral
se realizó como maestra ejemplar.

Pero ¿ qué importancia tiene que fuese o no, maestra?
Lo veremos; eso, luego lo sabremos.
Las razones de este aserto aún no las he inventado.

En el trabajo de hoy contamos,
en principio, con un muerto…
pero digo yo que, si por el mismo precio,
en lugar de un solo muerto,
podemos contar con cuarenta y cuatro,
 y eso sin exagerar.

¿A qué llamamos matar? Quitar la vida ¿no es eso?
O de una manera más suave, procurar que alguien la pierda.
El resultado es el mismo. Nos morimos: ¡qué más da!

Para estar vivos, lo primero es respirar.
Si no respiras te ahogas y te mueres de verdad.
Pero cuando respiramos un aire abyecto
tremendamente cargado de partículas
de monóxido de carbono,
nos morimos poco a poco
pues, sin duda, en el trayecto
los mayores y los niños
sufrimos rudas alergias; moqueos y estornudos
son los síntomas enconados de este trastorno
y hay otros tan temibles y tan adustos
como el asma, el cáncer y la bronquitis.

¿Cuál es la mano invisible que nos manda al cementerio?

Se llama Contaminación y  carga,
-sólo en España- sobre sus amplias espaldas,
con casi cuarenta y cuatro muertos cada día.
Esto de que un hombre sea un casi
es cosa de la estadística…

Lo que es igual a decir 16.000 cada año.

Ya que me he puesto divina ¿por qué me voy a asustar
porque una mente asesina quiera matar a su novio
sin que se enteren la policía ni tampoco sus vecinas?

Estas muertes en cantidades insignificantes:
no son nada importante.
Como fue el caso del pescadero, por ejemplo,

portador de hedor tan fiero
que decidió acabar con él
-con el olor se entiende-
la vecina del tercero. 

El dilema de Rosario Cantalarrana
es que quería deshacerse del hedor
y no del contenedor.
Así un día y otro día,
malhumorada y confusa
vivía fuera de sí:
parecía una medusa.
Un lunes dio un respingo
y murmurando entre dientes, dijo:
Hoy con éste yo acabo, fijo.
Y lo citó a las afueras
en un lugar discretito,
turbador y calentito.

Cuando estuvo desnudo,
con una sencilla excusa
se llevó toda su ropa
e hizo una hoguera con ella
para calentar la sopa.
No es que le matara el frío:
se murió de la rabieta.
Como muerte natural
se certificó en la autopsia.
¿Fue o no fue maestra
esta asesina tan diestra?
¿Fue o no fue hábil
en su ardid la maestra?
Esta asesina siniestra
se fue tranquila a su casa
y durmió una buena siesta.

Alcalá de Henares, 11 de Diciembre de 2012
TEMA:  UN ASESINATO  
PROPUESTO POR: MARIA TERESA CUBILLO
REALIZADO POR FRANZISKA para "El Club de las letras mágicas"







Comentarios

  1. No sé si reir o llorar. Esto último porque realmente no solo nos mata la contaminación sino todo los mejoradores, endulzantes, saborizantes, colorantes y todo esto que ingerimos y que también propicia las alergias mencionadas. Por lo demás lloro por el pobre muerto, pero me río por tan satírica poesía, tan bien hecha que solo una maestra como tu podía gestarla.
    Un beso y abrazo grandotes.

    ResponderEliminar
  2. portador de hedor tan fiero
    que decidió acabar con él
    -con el olor se entiende-
    la vecina del tercero.


    jaajajaj, es verdad, coincido con RosaMaría, es muy satírica, me agrada, me hace sonreir y reir, y eso es muy lindo
    sos muy graciosa para decir las cosas, mi Fran :)

    te mando un abrazo, ya te contaré!
    claudia

    ResponderEliminar
  3. ahhh la foto de las gaviotas...increíble!

    ResponderEliminar
  4. Franziska, sinceramente era serio, pero muy serio el tema una contaminación que en verdad nos mata lentamente pero de forma segura y cierta, a diario, a muchos al mismo tiempo... Y después, de esta forma tan tuya, nos llevas a esa maestra, que sin tomar parte puesto que parece como una sorpresa comete el crimen tan perfecto que el cadáver tan sólo muestra lo que en realidad sucede, sin más.

    SIEMPRE TAN BUENA CON TUS POEMAS, ERES GENIAL Y A MÍ ME ENCANTA!!!

    ResponderEliminar
  5. Mira que lo he leído tres veces , ¡tres! y en las tres me he reído.
    ¡Genial!.
    Besos,

    ResponderEliminar
  6. Le mato sin hacer sangre, como la contaminación.

    Me ha encantado

    Muchoas besos

    ResponderEliminar
  7. La foto de la gaviota, espectácular.

    Otro beso

    ResponderEliminar
  8. SE PUEDE MATAR DE MUCHAS MANERAS. EXCELENTE TU FORMA DE NARRAR EN FORMA DE VERSO. UNA MAESTRA FRANZISKA. TE FELICITO.
    TE MANDO UN BESO Y UN ABRAZO QUERIDA AMIGA Y GRACIAS POR VENIR SIEMPRE A MIS CAPITULOS DE NOVELA.
    UN CARIÑO GRANDE.
    NOS VEMOS EN EL PROXIMO FRAGMENTO.
    SALUDITOS.

    ResponderEliminar
  9. Hay muchas cosas que nos matan, la contaminación las malas noticias, el estrés, etc.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. A veces, hasta nuestros propios pensamientos, tan poderosos, que también ellos pueden matarnos.


    PD: Querida amiga Franciska, ando alejada de los blogs, y me duele un poquito, sobre todo porque algunos de ellos me son muy queridos. Como tú.
    Seguiré un tanto alejada, pero siempre encontraré un momento para estar por aquí, no quiero perderte.

    FELIZ NAVIDAD, que seas dichosa con los tuyos, siempre, pero en estas fechas quisiera que te inundara la paz y la alegría.

    Un abrazo
    mj

    ResponderEliminar
  11. Asesinato por frío.
    ¡Vaya, con mi querida Franzis!
    Me has sacado la sonrisa antes de irme a la cama.
    Montón de besos, Feliz Navidad también para ti.

    ResponderEliminar
  12. Un placer leer esta historia. Felices Fiestas. Cuidate.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares