El baúl de la abuela






Era la abuela Lucita
tan pequeña y delgadita
que parecía una abeja
libando de flor en flor.

Cada dos meses llegaba
con su maletita parda.
Se instalaba muy complacida
en la alcoba más pequeña:
muy cerca del corredor.


Nos traía caramelos
que ella misma elaboraba
con azuquitar moreno
y esencia de limón.
Y lacitos de colores
y cintas de terciopelo.

Contaba muchas historias
de un tiempo en que no había
teléfono, radio ni televisión
pero estaba lleno de dragones, hadas,
brujas, duendes, castillos y princesas encantadas,
casitas de chocolate, enanos simpáticos
y malos, malísimos gigantes.


¡Silencio, niños, silencio!
¡Que cantan los pajaritos!
Les pueden asustar los gritos.
Temblará su corazón
porque no saben que sois
buenos, buenos, buenos,
como ángeles del cielo.

Cierto día una excursión hasta el desván,
hizo la abuela Lucita.
Apoyada en el bastón,
-toc, toc, toc, tac, tac, tac-
subió toda la escalera
y ya no volvió a bajar
pues no pudo soportar
el vértigo que le producía
ver, desde tal altura,
el arco que da al jardín.



Encontró la puerta abierta.
Dentro del desván había
multitud de trastos viejos
y también había un baúl.

Enorme baúl vacío
que casi era del tamaño
de su escasa habitación.
Nadie supo como pudo
llegar a meterse dentro
y se encontró tan a gusto
que nunca volvió a salir.


La abuelita Luz
cada vez más encogida
más pequeña y más flaquita
cantaba dulces canciones.
Siempre muy   quedo y muy suave
a la ventana llegaban,
todos los días del año, a oírla los gorriones.

Para que abandonara el baúl
subieron hasta el desván
a tratar de convencerla
hijos, hijas, cuñados, primas
nietos, sobrinas y nueras.
Pero no hubo manera
de que ella desistiera.


Ni el cura diciendo que era pecado.
Ni el mismo alcalde en presencia
diciendo que tal lugar no era para personas
ya que carecía de cédula de habitabilidad,
consiguieron disuadirla.


Todo aquel alboroto, poco a poco.
se fue calmando y cómo, no, olvidando.
Al cabo de largo tiempo
descubrimos, con asombro,
que se había momificado
y de su cuerpo chiquitito
habían brotado alas y plumas de pajarito.


Alcalá de Henares, 30 de noviembre de 2012
“Club de las letras mágicas”
Tema:  El baúl de la abuela
Sugerido por:  MARUJA DOMINGUEZ VAQUERO
Gaviotas en Lloret de Mar
Fotografías y texto realizados por Franziska






Comentarios

  1. ¡Hermoso y sintetiza el afecto el cariño y la verdad de la abuelita.
    Mis hijos formaban parte de mi vida( mis alegrias , mis tristezas mis preocupaciones) si mis hijos forman parte de mi vida . Mis nietos son mi vida.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Hoy es tristísimo tu poema, me quedo con la primera parte de caramelos con lacitos. Las fotos son preciosas, no sé cómo las puedes hacer tan perfectas.
    Un abrazo fuerte amiga, me encantan tus comentarios en mi Librillo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, al final ella se convitió en lo que más amaba. Yo también amo a los pájaros. Adoro mi corralito de gallinas, de codornices y de patitos. Siempre tiro grano fuera para que los gorriones y mirlos vengan a comérselo y revoloteen en mi jardín.

    Muy divertida la poesía. ¡Caramba con el baúl! Algo especial tendría que ella no quería salir...

    ResponderEliminar
  4. Franziska que linda publicacion.
    Muchas gracias por tu visita y comentario, en estos dias se me ha complicado el visitar todos los blogs amigos porque estamos en epoca de examenes y parece que el tiempo pasa volando, pero ya con mas tiempo proximamente disfrutare de tus entradas.
    Cariños y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Ella acabó siendo parte de esos cuentos, alegrías e historias que contaba a sus hijos primero y a sus nietos después. Adoraba a ese baúl como lo más preciado, importante y único de lo que seguramente le quedaba en la vida. Es feliz por un lado y triste (mucho) por otro, pero hay realidad en él también aunque lo has vestido de tal forma como un magnífico ilusionista.

    Besitos y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta lo que haces, Franzis querida.
    Y aunque tiene tristeza, se compensa con la ternura.
    Te abrazo fuerte fuerte.

    ResponderEliminar
  7. PRECIOSO FRANZISKA, MUY EMOTIVO POEMA QUE LLEGA MUY HONDO EN EL ALMA.
    ME ENCANTAN TUS OBRAS, ERES UNA MAESTRA DE LA LIRICA.
    LAS IMÁGENES SON MAGNÍFICAS.

    UN BESITO

    ResponderEliminar
  8. Hola, bella ternura en tan maravilloso poema que hace aflorar recuerdos añejos. Un placer leerte amiga, cuidate.

    ResponderEliminar
  9. Paso a deserte un bello fin de semana. Cuidate.

    ResponderEliminar
  10. Un cuento entrañable. Las fotos maravillosas. Besos grandotes.

    ResponderEliminar
  11. Las abuelas siempre traen recuerdos entrañables..

    Todos nos vamos creando un baúl con recuerdos.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares