Quiero ser tierra de ladera


No quiero cuando me muera
vivir de los bosques lejos,
quiero quedarme en la tierra
y ser mantillo del suelo.

Quiero quedarme como se quedan,
las hojas del roble secas
en el lindero del monte:
¡las hojas que no han huido!

y en el cerro humedecido,
sobre las hojas muertas,
quiero sentir el llanto de la lluvia
que hace huir a las estrellas.

Quiero mirar los trigales
y ver cómo granan sus espigas
¡y cubrirme de amapolas
cerca de los encinares!

Cuando ya ni siquiera
mi corazón  persista:
será toda luz mi voz  callada
en su silencio errante.

Cuando me muera, quiero
ser tierra de ladera
para poder deslizarme,
lentamente, sobre el suelo

hasta llegar rendido
al borde del camino
por donde un día
hubieron de pisar
tu corazón sangrando y mis suspiros.

Alcalá de Henares, 26 de Julio de 2012
Texto e imágenes de Franziska


Comentarios

  1. Tus versos son armoniosos y llegan como una brisa fresca.
    Tú, tierra fresca, yo, estar disuelto en las olas que también transportan los latidos.
    ¡Romanticismo y ternura desprenden en medio de tintes de nostalgia tus magníficos versos!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Francisca, ¡qué maravilla de poema!, muy en contacto con la quietud y la belleza de la madre Tierra. No tengo palabras ante tanta belleza. T

    odos formamos parte de la Tierra y escribir con tanta sensibilidad sobre ella es digo de ángeles.

    ¿Tú lo eres?

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué belleza de poema! Me has dejado sin palabras

    ResponderEliminar
  4. Esta poesía parece obra de los ángeles, tan en contacto con la Madre Tierra, tan intimista y llena de sensibiidad

    ResponderEliminar
  5. Mi querida Franziska, expresas sentimientos "aparentemente" con tanta facilidad que emocionas. Hoy son tierra de ladera, esa que llega al río y luego al mar que la llevará al principio... Vida y muerte siempre tomadas de la mano y el unico ganador es el tiempo.
    Me gustó el contraste de las fotografías que muestran trocitos de cielo aunque también invitan a la melancolía.
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  6. "Ser mantillo para la tierra fresca", es un precioso deseo, y sobre todo reposar el cuerpo cerca de los árboles, volver a la naturaleza porque a ella pertenecemos, a pesar de que se nos olvida con frecuencia.
    Yo también quiero ser mantillo para esa tierra, no quiero que me dejen entre el cemento frío de un sitio cerrado.

    Qué hermoso poema Franciska, me voy con el corazón lleno.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  7. tu poema, no tengo palabras para decir lo que he sentido, pero se que es uno de los más bellos que has escrito, mi Fran
    la primer imagen es impresionante
    una entrada bellísima, como siempre, pero hoy me ha conmovido sobremanera

    un abrazo más que enorme para vos :)
    claudia

    ResponderEliminar
  8. Poderoso talento poético, Franciska.
    Cada estrofa, cada verso es una maravillos oda a la vida y especialmente a la naturaleza.
    Un aplauso desde Copenhague,

    Ian.

    ResponderEliminar
  9. Terrenal.
    Como somos, como eres.
    Preciosa, querida Franziska.
    Un abrazo fuerte fuerte

    ResponderEliminar
  10. HERMOSO POEMA QUE NOS DICE TANTAS COSAS, UN CLARO MENSAJE AL AMOR, A LA VIDA, A LA TIERRA, A TODO AQUELLO QUE QUEREMOS CON TANTA PASIÓN Y QUE JAMÁS QUISIÉRAMOS ABANDONAR.

    UN BESO QUERIDA AMIGA.

    PD BRILLANTE MENSAJE ME DEJASTE EN MI BLOG, TE HE RESPONDIDO ALLÍ MISMO.
    CARIÑOS ENORMES.

    ResponderEliminar
  11. Franziska, qué sensibilidad tan grande... espresas los sentimientos de manera tan natural que llegas al fondo del poema sin ninguna dificultad.
    Precioso, me ha encantado.
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares