Soledad




Volaron las flores del magnolio
y sus grandes pétalos nacarados.
Se alejaron las vendimiadoras
de piel trigueña y abrasada
y se apagaron los valles
que poblaban las luciérnagas.

Llegó el momento de las siemprevivas
de la espiga rota y de la mazorca tierna,
de la lágrima roja de los usados hierros
y el definitivo silencio del alcornoque viejo.

Fue una gran reunión de sueños muertos
traspasados y hambrientos de luz y de misterio.
La fugaz y ruidosa alegría de las cigarras
abandonó para siempre las eras de mi pueblo.

Se exiliaron los robles y castaños
y poblaron otras tierras azules
y bebieron en otros ríos templados.
La eterna alegría del asno tozudo
con sus patas de fuego
se sostuvo en el fango como pudo
y nunca llegó lejos.

Y yo que estoy en esta orilla
en la soledad ondulante de mi barca,
recuerdo el mundo luminoso de mi infancia.
La voz de mi madre que rompía los silencios
y cantaba, infundía siempre en mí,
un bendito rayo de esperanza.

¡Y entonces...
medio mundo era de infinitos colores
y mis trenzas eran campanas volteadas
y llegaban hasta mí las olas a besarme los pies
que yo guardaba enterrados en la arena blanca!

Y el otro medio
era un misterio que olía a jazmines
y marcaba los pasos de un Destino flamante,
abierto a todos los paises, fronteras y caminos
y a la realización de una utopía
que aún deseo y todavía espero.

Alcalá de Henares, 29 de septiembre de 2011
Este trabajó lo realicé con fecha 7/08/2009
y no recuerdo haberlo publicado.

Texto e imagen de Franziska

Comentarios

  1. Mi querida Franziska: Los paisajes de nuestra niñez van cambiando y no se parecen a aquellos que nos hacían soñar y nuestros pensamientos volaban hacia otros mundos ignotos.

    Flotando quedan las voces, las caricias maternales, los juegos que nos alegraban y esos, siempre nos acompañarán estemos donde estemos.

    Los sueños se han ido realizando y otros quedan todavía por cumplir.

    Es un poema muy emotivo, Franziska. Precioso.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  2. Franziska, me ha gustado mucho tus palabras, esas trenzas volteadas,
    tus pisadas en la arena blanca, tus colores...
    ¡Tantos recuerdos!
    ¡Tu infancia!
    Deseo que la vivas al lado de tu nieto llena de Esperanza.
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  3. "La fugaz y ruidosa alegría de las cigarras" o la lágrima roja del hierro...
    Me quedo con estos versos de un poema precioso amiga Franziska...
    Eres una mujer llena de ternura y recuerdos en tu juego de palabras maduras y llenas de sentimiento...
    Me alegra mucho tu vuelta.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. mi querida fran
    estás segura que nunca lo publicaste?...es extraño, pero al leerlo, más allá de la fuerte emoción que me provocó, sentí que ya lo conocía
    quizá sea que tu modo de plasmar en palabras tus sentimientos, está muy arraigado en mi alma

    es muy bello, y demasiado emotivo, para mi, en estos dias que me tocan vivir

    un abrazo enorme enorme
    claudia

    ResponderEliminar
  5. Pues me encantaría oler ese misterio y oler esos jazmines.

    Me voy con tu juego de palabras y agradecida por haber pasado un buen rato en tu blog, querida Franciska

    ResponderEliminar
  6. Ay que bonito, tiene un dejo de nostalgia y también de esperanza, me llego muy adentro, te felicito. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito. Parece añoranza más que soledad. Recordar tiempos pasados es reconfortante, a mí me gusta. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué precioso, Franziska! Cantas a la infancia y al paso del tiempo de una forma muy bella.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares