Blogger con AUTODIDACTA

Blogger con AUTODIDACTA
SOY SEGUIDORA DE AUTODIDACTA

miércoles, 20 de febrero de 2019

Algo igual a comer ansia










María salió de casa.
El sol azotó sus ojos.
Un instante los cerró.
¿Dónde habré puesto
mis gafas?  Musitó.

Nadie respondía, nadie.
Se había habituado
a hacerse preguntas
que, pocas veces,
tenían contestación.



Volvió a abrir la puerta.
Su memoria  bloqueada,
no respondía a sus clics.
                    ¡¡¡Calma!!!
¡Es solo cuestión de tiempo!

Con los ojos pasmados
escuchaba el tic tac
del reloj de la cocina.
Rebuscaba en la memoria
que semejaba un arcón
repleto de trastos viejos.



Poco a poco iba sintiendo
acelerada y confusa,
una agitación violenta
como el paso de una tormenta
por un valle encajonado.

Algo igual a comer ansia
la atropellaba, inclemente,
¿Dónde están mis gafas, dónde?
Se está haciendo tarde,
Me retrasaré otra vez…



La idea de la demencia
atropelló sus neuronas:
como una hiena furiosa
la abrazaba con su espanto
de vacío y de dolor.



Volvieron a funcionar las conexiones.
El chip de la memoria se activó.
Confusa como si aún la niebla
dominara su inteligencia
de pronto recordó,

la última vez que había salido
y el bolso que usó.
Todo volvía a su lugar.
La fiera de la incertidumbre,
se amansó. El ansia descansó.

Son los achaques de la vejez…
volvió a susurrar.



Alcalá de Henares, 20 de febrero de 2019

Texto e imágenes realizadas por Franziska para ser publicados en
EL JUEGO DE LA PALABRA DADA-SEGUNDO
PALABRA:  ANSIA
DADORA:  BEATRIZ PIN DEL BLOG 

http://leriasdebea.blogspot.com/2019/

Es la autora de un blog que publica en lengua gallega. Es una escritora excelente y yo siempre disfruto con la lectura de los temas que publica. Tiene un carácter acogedor y es muy amable. 

22 comentarios:

  1. me gusta mucho cómo el relato te deja sentir esas "ansias" o desesperación de María, la cual no es justamente por las gafas en sí, sino por pensar en que su cabeza pueda tener algo, algo más que no tiene que ver con los años.
    Lo digo porque también me pasa, como a María, no saber dónde puse algo que hace instantes tuve en mis manos, o no recordar para que fui al refrigerador o a qué o a dónde iba cuando decidí levantarme de la silla.
    El estres le dicen ahora :)
    Las fotografías son bellísimas, muy buenas!!!
    TE mando un abrazo enorme, Mamiabu ♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Ese hablar consigo misma es muy bueno, y no es signo de demencia en absoluto

    Gracias por traerla. Las fotos son preciosas igualmente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bien expuesta esa situación que cada día siento más cercana.

    ResponderEliminar
  4. A veces nos olvidamos de donde dejamos las llaves o las gafas, yo las llevaba puestas un día, me cansé de buscarlas, hasta que me miré en el espejo, increíble, no? pero cierto. me sentí acojonada...

    Pero gracias a la vida y al destino, no, no es demencia hoy por hoy.
    Es una bellísima entrada y real como la vida la misma, me ha encantado.

    Te dejo un beso y mi gratitud y estima.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, mi querida amiga! Que bien has resuelto el dilema este de no recordar donde dejamos las cosas que parece cada vez estar más de moda; la realidad es que cada vez crece más la población de personas mayores, las jóvenes parejas no quieren tener hijos o si tienen, uno solo….

    ResponderEliminar
  6. Hay que triste cuando empiezan a pasar cosas así, debe ser muy angustiante y mientras más te angustias menos recuerdas, me acordé de mi madre cuando empezó a perder la memoria, un día me dijo y que va hacer de mí cuando no recuerde ni mi nombre, yo muy tranquila aunque la angustia me comía por dentro le dije, nada mamá la cuidará la Rosa, ella era la nana que yo le había contratado en ese tiempo, y cuando ella no pueda me adelante lo aré yo, y bueno con eso ella se quedaba tranquila, pero sufría mucho cada vez que algo se le olvidaba, hasta que un día no supo quien era yo, para mi fue un calvario pero ella desde entonces dejó de sufrir, nunca más lloró, todo se borró de su mente, es tan triste la vejez, porque nadie sabe cómo terminará, por eso yo creo que hay que vivir solo el momento, un relato triste amiga pero que le sucede a la mayoría de las personas. Un abrazo muy grande que tengas un hermoso día.

    ResponderEliminar
  7. Bom dia de paz, querida amiga Franziska!
    O esquecimento na velhice atrapalha e confunde muito.
    Tão bom quando temos respostas às nossas perguntas!
    Quisera que a memória do que foi ou é bom nunca se apagasse, amiga!
    Podem ser as taças, os óculos, a família que se vai...o quer que seja que procuremos arduamente sem achar, não seja motivo de desanimar jamais.
    Sua criatividade é muito farta e criativa. Parabéns, querida!
    Tenha um dia feliz e abençoado!
    Bjm carinhoso e fraterno de paz e bem
    😘🤩🙏

    ResponderEliminar
  8. uf, te aseguro que he sentido un gran sosiego al leer el desenlace. Las copas contibuyen no poco a la tensión del poema.
    Sensacional! Imágenes y palabras que subyugan.
    Un abrazo con chin-chin por Ti.

    ResponderEliminar
  9. Bien llevado ese sentir que de pronto se abalanza sobre uno, dejando esas lagunas en la mente, y sin saber cómo ni de qué manera salir (encontrar)… Una situación difícil con la que lidiar.

    Y las imágenes muy buenas…

    Un abrazo, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  10. Te felicito por este poema logrado con todos los requisitos. El fantasma de la demencia senil... es un bocado que nadie quiere.

    Mil besitos para tu noche ♥

    ResponderEliminar
  11. Feliciddades, Franziska, has elaborado un poema especial.

    Buenas noches y te envio un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Cosas de la vejez, pero que triste ir perdiendo la memoria, un poema para reflexionar y muy lindo.....saludos amiga.

    ResponderEliminar
  13. Franziska, ante todo te diré que las fotos son preciosas, nos muestran un hermoso juego de luces entre el color y las copas de cristal. Espejos mágicos que nos hablan con un idioma mágico y sugerente.
    Tu poema rotundo y conseguido. Sentimos al leerlo cierta ansiedad ante el temor de perder la memoria. Puedo decirte que esa lucha interior la tenemos todos, hasta que todo vuelve a su lugar(sonrío)
    Mi felicitación por tu destreza, claridad y pasión por las letras.
    Mi abrazo y feliz fin de semana, Franziska.

    ResponderEliminar
  14. Hola Franzisca, este poema me recuerda que hablar consigo misma es lo más acertado a veces, es como hablar con esa amiga invisible que nunca te defraudará, sino que al contrario nos ayuda.
    Es como meditar, otra cosa es que lo hagas desde que te levantas hasta que te acuestas, y más agravante si no hablas con nadie más, esto si es preocupante, por otro lado está el tema de la demencia senil, un tema duro y penoso al alcance de cualquiera, a nuestro pesar. Tu poema nos lleva a la reflexión, de una situación que nos puede tocar a cualquiera y que día a día nos acercamos más a ella.
    Un placer leerte.
    Feliz fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por haber hecho uso de la palabra dada para este poemas tan bello y real porque es lo que nos pasa a estas edades. Nos falla la memoria actual y nos lleva a situaciones que nos crean ansiedad porque no sabemos dónde hemos dejado las cosas, si hemos cerrado la ventana, o dejado la luz encendida y todo aquello que desaparece de nuestra vista temporalmente y que luego, el día menos pensado, aparece ante nuestros ojos cuando ya creíamos que lo habíamos perdido, o que nos lo robaran. Precioso, Franziska, y con esas fotos de cristales transparentes que dan un toque de sensibilidad, de fragilidad, de transparencia..... Muy, muy logrado, como siempre! Porque le pones amor a lo que haces y mucha arte y magia. Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  16. Uma perfeita interação para este mal tão comum da idade.
    Você sempre ativa e inspirada para o desafio querida amiga.
    Um conto mas um mal que precisa de uma especial atenção.
    Meu carinhoso abraço amiga.
    Uma semana maravilhosa para você.
    Grato sempre pelos incentivos em minha página.

    ResponderEliminar
  17. Si, aveces nos pasan esas cosas. No tanto por viejos como por andar la mayoría del tiempo en piloto automático, es decir, semi inconscientes...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  18. Primero las fotos: Maravillosa composición muy ocurrente la idea del conjunto de vasos y los reflejos del siguiente... Ahora el texto: quién se anima a expresarse tan francamente en versos? Todo hizo un conjunto maravilloso y creativo... Al margen de todo: no son olvidos, son distracciones, porqué será que tenemos tanto miedo a la locura? asociamos estos "olvidos" siempre con ello, creo que es un temor bastante general en los adultos mayores... Viste que elegante fui, cómo se ve que lo contemplo con esa mirada... Besos amiga

    ResponderEliminar
  19. Ay la desesperación de perder algo es tan frustrante y no depende de la edad u_u

    Te dejo un beso Franziska desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
  20. Recibe siempre mi sincero cariño y admiración

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  21. Muito estimada Amiga.
    A sua participação poética para a palavra dada - ansia - está impecável.
    Foi urdida com sabedoria e sentido de humor. Eu, que sou muito distraída,
    por vezes procuro os óculos tendo-os sobre o cabelo...
    É verdade que os neurónios começam a pregar partidas e torna-se necessário
    paciência para lidar com eles...
    Foi um òtimo exercício, Franziska.
    Agradeço as palavras simpáticas que deixa nos meus blogues e aprecio muito
    o nosso intercâmbio de ideias.
    Abraço com carinho e amizade.
    ~~~~

    ResponderEliminar
  22. Um trabalho muito tocante e especial... tanto mais, que tenho uma pessoa amiga, sofrendo deste mal!...
    Adorei o poema... e as imagens, estão extraordinárias! Gostei muito, Franziska!
    Beijinhos
    Ana

    ResponderEliminar

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Algo igual a comer ansia

María salió de casa. El sol azotó sus ojos. Un instante los cerró. ¿Dónde habré puesto mis gafas?   Musitó. N...