ANCIANIDAD ADOLESCENTE







Me queda una ancianidad adolescente

de conjuros ingenuos para salvar los baches

y no hay artilugio del que no me enamore

sembrando un revoltijo de alondras

                               y  pétalos febriles de almendro.




Maravillosas piedras bizantinas

crió mi vesícula ingenua y por no ser avariciosa

se deshacía de su stock jugando al tío vivo con mi páncreas.

Estrategia atroz que casi logró incinerarme.





Me queda una ancianidad adolescente.

Una partida de póker por ganar a  la fortuna rutinaria.

Tres viajes al fondo ignoto del vientre de la ballena azul.

Y la publicación clandestina de  mis últimos versos.




Es necesario que mis versos sean leídos en voz alta

pero antes se ha de adquirir sordera primaveral y quinceañera,

abandonar toda lógica, sentido del ritmo y de la estrofa.

Si las palabras se confunden, saltan, brincan y se enredan,

es la inspiración que borbota  metáforas a ritmo samba carioca.




Ya lo creo, aún me queda un mucho de ancianidad adolescente.

Voy a crear un banco de canas y arrugas, con algo de reuma,

y una pizca de tensión descompensada, deficiente riego craneal,

hermosas cataratas, adiposidad, bello escaso y raquítico,

calambres recalcitrantes y una atinada espóndilo artrosis lumbar.




Se dará todo a cambio de músculos trabajados, cabellera abundante,

visión perfecta y un millón de euros ingresados en nuestra cuenta ING.




Esta ancianidad adolescente que sufro sin recato aparente

me ha dejado en precario y ando un tanto escasa de emociones.

No hay modo de que asuma los marrones que oigo cada día por la radio.

Voy a realizar mi propio calendario y a ver si un día veo elefantes volando.




 Me veréis caminar entre canciones y sonrisas, no hay prisa.

La libertad es más joven, más hermosa aún que Dulcinea

y pone alas en mi mente y no recorta ni desprecia ninguno de mis sueños.

¡Libertad, por fin, eres mía! No me canso de mirar tus ojos de horizonte.

Dormir en tu regazo y estrecharte entre sueños es todo lo que anhelo.





Alcalá de Henares,4 de septiembre de 2014
Texto e imágenes realizados por Franziska para
EL JUEGO DE LA PALABRA DADA
PALABRAS:  ADOLESCENTE/ANCIANIDAD
DADOR:  ISIDORO PÉREZ  OSO

Nota aclaratoria:
Isidoro, me dió dos palabras para que eligiera la que más me gustara. Sin embargo, las buscó opuestas porque no pueden quedar más alejadas pero, el hombre propone...y llega Franziska y le encuentra sentido a unir esas dos situaciones. Bueno, por esta vez, salí del paso. Espero no sentar un precedente.


Comentarios

  1. ¡Felicidades porque lo has bordado!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  2. Viéndolo desde tu punto de vista , y después de leer tu estupenda entrada: estoy en plena adolescencia, no me cabe la menor duda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cada verso es un canto a la vida! Las fotos elegidas son hermosas y libres, como tu poesía. Muy bueno Franziska, siento que rejuvenecí casi cincuenta años, que no escribo con número porque asustan... Besos grandotes y gracias por el optimismo y la fuerza de tus versos.

    ResponderEliminar
  4. poesía muy inteligente. aprendo leyéndola.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues lo has resuelto con eficacia, ternura y sabiduría.
    Besos, querida Franzis

    ResponderEliminar
  6. Yo también pienso que lo has bordado. Cada verso son unos cuantos años que me quito de encima.
    Por cierto, Franziska, o me lo parece a mi o no hay ningún adolescente que te comente nada. Será casualidad o se han quedado mudos de ver su fortaleza?. Magnífico!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. según el diccionario, adolescer significa crecer y también rejuvenecer, y leyendo tus poemas, veo que es verdad, sos cada día más joven
    algo que no pueden decir muchos "jóvenes" de edad
    me haces sonreír cada vez q te leo, tus sutiles ironías, tus grandes verdades
    las fotos son siempre hermosas
    un beso, mi mamiabu!

    ResponderEliminar
  8. Te leo y me sonrío...Te leo y asiento a cada verso...Te leo y me identifico con tus maravillosos pensamientos escritos en voz alta, que es como se deben leer los poemas, los versos, para sentir la musicalidad de la palabra.
    Yo, que tengo años a barullo, te puedo decir que ese sentir tan hermoso que nos cuentas es una de las cosas más maravillosas que se puede sentir a partir de ese momento de nuestras vidas en que dejamos de trabajar (fuera de casa) y nos encontramos con el regalo de un tiempo para nosotros mismos. No importa que haya mayores a los que cuidar...ese tiempo es de nuestra propiedad y la sensación de una nueva forma de adolescencia es inmensa. Podremos tener mucho, poco o muy poco tiempo para ejercer esa adolescencia...pero lo tenemos.
    Me han encantado tus versos...tus sentimientos...tu humor...
    Gracias, amiga, llevaba mucho tiempo sin poder ejercer mi adolescencia, pero ya estoy de nuevo entre vosotros.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me has hecho sonreír Franziska, por que tus versos son muy ocurrentes y al mismo tiempo reflejan una larga lista de los muchos achaques que van apareciendo en esa ancianidad que estrena adolescente esas dolencias, si es que hay que tomarlo con humor y desde luego tú eres única haciéndolo y además plasmándolo de una forma tan amena en tus versos.


    Por cierto me encantan las fotos!!!!!!!!!!!!!!
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  10. Querida Franziska: hoy me llevé un buen susto con tu poema, leía y el corazón golpeaba fuerte... Cuando llegué al final y comprendí que era "tu juego de la palabra dada", sentí alivio, expulsé con fuerza todo el aire acumulado durante el verso...
    Amiga, los años se llevan en la mente y mientras sigamos viendo la luz creo que somos de las luchadoras, esas que seguirán disfrutando con pequeños momentos como los de tus imágenes, luchando con cada segundo bueno o malo. Como bien dices: seguimos siendo libres en nuestro interior "pone alas en mi mente y no recorta ni desprecia ninguno de mis sueños"
    Si creas ese banco del mapa que la vida deja en nuestro cuerpo ¡avísame!, tengo mucho para ingresar pero sabes ¡hemos vivido! y ha sido un regalo de experiencias que nos ha hecho únicas e irrepetibles.
    Como siempre admiro tu corazón adolescente, tu fino humor y esa calidez que es bálsamo para el corazón.

    Me estoy recuperando mejor de lo que pensaba, el viaje de septiembre no podrá ser todavía, pero cuando vaya, serás la primera en saberlo no quiero perder la oportunidad de darte el abrazo personalmente.
    Nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  11. Un bellissimo incontro di immagini e di poesia.

    ResponderEliminar
  12. Franziska te mando un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  13. Imaginación, frescura, vitalidad, alegría contagiosa...Todo eso me llevo de esta chispeante adolescente ancianidad. Y de tus blogs y tu poesía en general una sensación genial. Calidad, cultura, espontaneidad, humor, y exquisitez. No te perderé el rastro, pues no hay muchos blogueros tan completos..

    Hasta pronto, hermana de vocación ;). Abrazos

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola, Francisca!!!

    Tienes un gran sentido del humor que contagia, un gran talento y talante para expresar y plasmar tus preciosas letras. He disfrutado un montón leyéndote, admiro tu imaginación aunque repita la frase. Enhorabuena.

    Sabes, yo igual que tú, también se me asoma esa ancianidad adolescente, ¡tal cual amiga! Tengo un corazón contento como dice la canción... alegre que suele brincar y ser dichoso con las pequeñas cosas de la vida.
    También tengo un buen puñado de años, pero me siento con ganas de vivir, con mucha ilusión con ganas de divertirme dentro de mis posibilidades.
    He viajado casi por medio mundo, ahora ya no voy lejos, pero si viajo por el Imserso una o dos veces al año y me lo paso fenomenal.
    ¡A veces también aparece algún obstáculo delante!... La vida no es todo de rosa. Pero trato siempre de no preocuparme, sino de ocuparme de arreglar las cosas; y todo vuelve a la normalidad.
    Ha sido un inmenso placer pasar por este rincón de ensueño.
    Te dejo mi gratitud y mi estima. Un abrazo y se muy muy feliz.

    ResponderEliminar
  15. Me encantaría que muchas personas que viven hoy en día en residencias de ancianos se contagiasen de esa ancianidad adolescente y enfrentasen la vida tal como usted lo está haciendo. Dedico mi vida a gestionar una web que es un buscador de residencias de mayores y creo que sería bueno que muchos residentes se animasen a compartir sus pensamientos como usted ha hecho. Felicidades.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares