Nicanor y Melquiades

Nicanor, en busca de pescado,
acudía al mercado todas las mañanas.
Era la rutina el santo y seña de su vida.
Los jueves, adquiría sardinas.


Los miércoles, chicharros o caballa.
El pescado azul ponía a raya.
Y los cinco días restantes, pescadilla.
Y si podía,  merluza en Navidades.


Era el pescadero don Melquiades
un hombre de voz afónica y cavernosa.
Sólo la necesidad le llevaba a la charla
y huía de cualquier discusión acalorada.


Un día Nicanor, a voz en grito,
se quejaba del mal olor de las sardinas.
El tema del olor incomodó a Melquiades
que,  contra  su costumbre,


amenazaba dando grandes voces
con llevarle ante la Guardia Civil.
La voz airada, -ronca o áspera-
no siempre ha de tener razón.
Y dijo Nicanor con mucho tino:


Cállese ya, Melquiades, por favor.
¡Tengamos la fiesta en paz
que aquél que para defender lo suyo, grita
mas que su valor muestra su miedo!
Esto lo saben ya en  toda Europa:


¡Cuando el pescado está podrido, apesta
y ni yo ni nadie lo llevará en su cesta!



Para el juego de la palabra dada
Palabra: voz
Dadora: Teresa
Alcalá de Henares.28 de noviembre de 2009  

Comentarios

  1. Pues no puedo ponerte ninguna crítica porque me ha parecido encantadora y llena de sabiduría popular tu fabulilla.

    Mil besos y mil rosas, Franziska.

    ResponderEliminar
  2. hermosa fábula!!!

    gracias por compartir...
    me pasa como a malena...sin crítica!!!!
    encantadora..

    besos y muy buen año

    ResponderEliminar
  3. Ay Fraziska, que yo hasta le he sacado moraleja......!
    Muy divertido, de verdad. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  4. Me gustó tu fabula y ya veo que estas muy orgullosa de tu Dieguito ¡¡¡ que lindo es tener nietos y disfrutarlos que pases buen fin de semana besos

    ResponderEliminar
  5. Pura y sana sabiduría.
    Así supiéramos nosotros!
    Un abrazo Franziska, que el año nuevo te traiga dicha en compañía de los que te rodean

    ResponderEliminar
  6. Buena historia nos narras en estos versos. Gracias por compartir.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  7. Ni las fábulas de Campoamor... me encantó!!!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabes, Francisca? Por un momento me acorde del feriante Melquiades en "cien años de soledad"
    Espero que hayas tenido unas Navidades muy molonas. Feliz año, reina.

    ResponderEliminar
  9. una forma muy graciosa y original de describirnos una situación cuotidiana

    feliz 2010
    eloi

    ResponderEliminar
  10. Es verdad que los gritos suelen estar asociados con el miedo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ME HA GUSTADO MUCHO TU FÁBULA, ME HA HECHO PENSAR QUE DEBO TOMAR MÁS PESCADO, SOBRE TODO AZUL, PERO...
    HAY QUE IR A POR UN MELQUIADES TAN DICHARACHERO.
    Gracias por tu comentario tan amable, feliz año.
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre acercándonos verdades, sentires y cosas venidas desde otros tiempos..., con el mismo encanto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. hola!
    me encantaron las fotos, y los detalles de las pinturas :)
    veo q seguis experimentando, genial!

    te mando un fuerte abrazo querida fran!
    claudia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares