Cuerpo




Querido compañero de fatigas:
contigo llegué a este mundo.
A tu lado conocí la inocencia.
Las risas sinceras y los juegos
por ti los tuve y te los debo.

Para mi asombro crecías.
La maravilla de crecer
-comprobada en el espejo-
aún hoy trato de entender.
Reparaba entonces que tus ojos

veían ¡hasta las briznas de polvo!

La maravilla de percibir la luz.
De mirar otros ojos
que buscan en los tuyos.
De recibir la imagen
de todo cuanto amamos.
Con un temblor de gozo,
contemplar las sonrisas de los otros.

A través de tus cinco sentidos
y puede que de otros,
- hasta ayer desconocidos-
profundas experiencias
formaron parte del alma mía:
hicieron guía de mi carácter.


Tus oídos matizaban
una escala primorosa
de infinidad de sonidos:
los matices escondidos
en las pasajeras voces.
El canto de los pájaros,

el croar de las ranas,
el eco del viento cuando silba
y se queda parado en la solana,
y el rugido del mar
cuando se enfada y furioso
azota las rocas de la costa.

El susurro con el amor que se queja
cuando por tu lado pasa:
que, de todos los sonidos
es el más dulce y mejor.

Sin ningún atisbo de duda,
sin frío ni calentura,
diferenciaban el rudo acento
del llanto y del sufrimiento.

Creo que jamás me has fallado.
Siempre que sufrí
estabas a mi lado.
Compañero de dichas,
de luchas y fracasos…

Sólo por ti se hizo en mí la carne
de tres hijos. ¡Fui madre: lo soy!
Ese es mi oficio. El único
que tal nombre merece con honor.

¡Hijo eres del fuego eterno del amor!
Cuando dabas a luz ¡qué maravilla
y qué hermosura fue tu cuerpo!
¡Qué dulce la aventura vivida!
¡Qué hermosos frutos dio tu vida!

Ahora compartes conmigo la añoranza
de esta ausencia punzante de los hijos.
Te emocionas, ríes, te mueves
con alegría. El día que retornan
a nuestra segura cercanía
te olvidas del dolor y se oye
una voz que le canta a la vida.

Epilogo:
¡Aclárate, por Dios!
-mi cuerpo apremia-
¿Los hijos son tuyos o son míos?
¿No serán, acaso, de los dos
más un tercero
que debió intervenir
en la cuestión?




Alcalá de Henares, 25 de febrero de 2009
Texto e imágeness de Franzisk

Comentarios

  1. Grito silencioso, casi mudo...
    Y sin más palabras, yo te digo: Mente sana en cuerpo, o Cuerpo sano en mente.
    Y sabes que te quiero mucho y hoy más.
    Un Beso!

    ResponderEliminar
  2. Bendito cuerpo que nos acompaña en esta vida, ante lo bueno y lo malo...siempre con nosotras, lo tendremos que querer??? claro que sí.
    Es la primera vez que leo una conversación con el cuerpo, es muy original Franciska y me ha gustado.
    Un abrazo amiga mía
    mj

    ResponderEliminar
  3. tu poema me ha gustado mucho,comparto todo lo que escribiste sobre nuestro cuerpo,sobre ser madre,y sé que cuando mis hijos partan a sus vidas sentiré lo mismo que tu,gracias por escribir tan maravillosamente y compartirlo,alimentas mi alma de belleza,Franzisca te felicito cada vez que te elo me maravillo con tu arte!!!!!!!
    un abrazo amiga mía!

    ResponderEliminar
  4. otra vez de nuevo creaste un magnífico poema donde conmpartes con nosotros la experiencia de toda una vida, a través de tu cuerpo, a través de tu vida

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Esta con tu permiso la copio.
    Es un orgullo tenerte como amiga en los blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla de poesía, de reflexión, de reconocimiento al que nos acompaña siempre. Un final hermoso, redondo y cierto. Dónde estará la respuesta?
    Bordado, como todo lo tuyo. Te quiere: Rosa

    ResponderEliminar
  7. Querida Franziska, bonito poema dedicado al cuerpo que tanto mimamos y nos preocupamos por el.
    Hace días no entro en los blog por falta de tiempo pero no por eso dejo de acordarme de mis amigas bloggeras, de eso nada....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Cuando se han tenido... se sabe

    Es la maravilla del niño pequeño que aun se admira y goza por el hecho mismo de existir

    Y tú lo abrazas

    ResponderEliminar
  9. La maravilla de crecer -comprobada en el espejo- aun hoy trato de entender. Como todos tus poemas
    ¡precioso!
    Un beso con cariño.

    ResponderEliminar
  10. Franciska,gracias por todos tus comentarios y perdona el retraso en venir hasta este lugar, donde siempre tus palabras sorprenden en forma de poesía, increíble lo que puedes hacer con sólo una palabra, eres una creadora nata, de un hilito haces un gran ovillo y una gran poesía comoe esta que has hecho dedicada al cuerpo, es increíble.
    Gracias siempre, por tu cariño y por compartir tus palabras que transformas en poesía para que podamos disfrutarlas todos.
    Un millón de besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares