PALESTINA

David y Goliat estaban frente a frente.
Muchas voces se alzaron a su lado
en un grito agudo, hondo, desgarrado.

¡No es posible ganar sembrando sangre!
¡No es posible la paz sembrando odio!
La razón no se gana con misiles.
La paz no se logra con las bombas.

Sesenta años han pasado, sesenta
y aún no parecen haberse dado cuenta
que la muerte inocente esparce el odio.
que el odio lleva a buscar la muerte.

¡Nadie ha logrado hasta ahora la victoria!
La única victoria de la Historia:
es la victoria de la vida en la paz.

Si no estuvieran ciegos esos ojos
por ceguera que sólo ve, a su antojo,
el mal que ha recibido y que le espera.
Si no estuvieran sordos y cerrados

al llanto sus oídos con candados.
El horror de tanto sufrimiento, sin sentido,
hace tiempo que se habrían paralizado
las armas y, en silencio, se habrían retirado

a llorar por los siglos de los siglos
para lavar la sangre de sus manos.

Y los niños aún descalzos e inocentes
volverán a mirar, con nuevos ojos,
la vida que pasa por su lado y a su gente
buscarse y sonreírse con libertad.

David -nunca palestino ni hebreo-
sólo un hombre, un hombre nada más
de los muchos que formaron su pueblo,
dará, después, su mano franca a Goliat.


Raitán
Alcalá de Henares, 14 de Enero de 2009

Comentarios

  1. bonito final imaginario... que lástima que el ser humano sea tan sanguinario por razones que ni él mismo entiende (solo el dinero es lo que mueve la muerte en las guerras)

    saludos y gran poema como siempre

    ResponderEliminar
  2. Qué falta de amor al ser humano,
    aquél en el que en guerra piensa...
    Ahora nos llevas a reflexionar y a orar, tal vez encontremos juntos la respuesta a tanta barbarie.
    Gracias amiga!

    ResponderEliminar
  3. FrancisKa, qué estamos haciendo con este pobre mundo??? se llenan de odio las mentes desde la más tierna infancia...
    Me ha gustado tu forma de exponer esta terrible equivocación del ser humano.
    Un enorme abrazo
    mj

    ResponderEliminar
  4. Es curioso que los seres humanos no entendamos a los seres humanos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. El fanatismo siempre conduce a guerras y desolación. Esperemos que la cordura impera, aunque hay mucha ceguera y sordera como tu bien pones en tu fuerte poesía.
    Abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  6. Con lo difícil que es el día a día, no me puedo ni imaginar como tienen que pasarlo metidos en una guerra continua de años y años.
    Has hecho un trabajo digno de ti claro, me ha gustado mucho.
    Hasta pronto..

    ResponderEliminar
  7. Que pena que por unos gobernantes faltos de sentimientos a los demás se organicen estas guerras, que no conducen más que a la muerte y la desolación de la población Palestina.
    Bonito poema querida Franziska.
    Un abrazo de tu amiga

    ResponderEliminar
  8. ¿ Cuando buscarán los hombres la Paz en vez de la guerra? Me hago esta pregunta, continuamente.
    Tu poema es precioso y directo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un bello poema Franziska. La esperanza es lo menos que debemos perder. La paz en Irlanda llegó luego de varios siglos (esperemos que perdure). Algún día deberá llegar al Oriente Medio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Toda opinión y comentario es y será siempre respetado en este espacio y también agradecido ya que valoro vuestro tiempo y atención. Me gustaría recibir, aunque sólo fuera de vez en cuando, alguna crítica. Lo valoro mucho. Gracias, amigos.

Entradas populares